Demanda, denuncia y querella

Los terminos que (casi) todo el mundo confunde

En la actualidad, los procedimientos judiciales suponen el eje principal de los informativos día sí, día también, acrecentándose este “boom” en gran medida por la irrupción de los canales multiplataforma y las redes sociales. Todo ello ha supuesto la creación de un perfecto caldo de cultivo para el inadecuado uso de los más básicos conceptos legales.

Ejemplo de ello es el más que constatado mal uso que la prensa realiza de términos como demanda, querella y denuncia. Desde RuizCalvo Abogados queremos aportar nuestro granito de arena en aras de revertir esta desinformación jurídica, debiendo comenzar por asentar el correcto uso de dichos términos. Sin más, empecemos:

-DEMANDA: acto jurídico mediante el cual se ejercita una determinada ACCION ante los tribunales. Por lo tanto, interponer una demanda supone poner en marcha la actividad jurisdiccional (juzgar y hacer ejecutar lo juzgado). Así, el art. 399 Ley de Enjuciamiento Civil establece que «el juicio principiará por demanda«, por lo que ha de entender la demanda como el ACTO INICIADOR DEL PROCESO JUDCIAL.

-DENUNCIA: acto jurídico mediante el cual ponemos en conocimiento de una determinada autoridad la perpetración de unos hechos que pueden ser constitutivos de una infracción y merecedores de sanción. La denuncia más común es la penal, arts 259 y ss Ley de Enjuiciamiento Criminal, no obstante, el ordenamiento jurídico contiene otro tipo denuncia “menor”: las administrativas, no obstante éstas las obviaremos para agilizar la comprensión. 

Con la denuncia se inicia el proceso penal pero el denunciante NO EJERCITA LA ACCIÓN PERNAL, NO SE CONSTITUYE COMO PARTE PROCESAL, es una «mera» puesta en conocimiento. 

-QUERELLA: acto jurídico mediante el cual advertimos Juzgado de la perpetración de un delito y, a la vez, ejercitamos la ACCIÓN PENAL como perjudicados u ofendidos, regulada en los artículos 270 y ss de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. 

abogados-demanda-denuncia-querella

La demanda inicia en proceso civil, social y contencioso-administrativo. 

La denuncia y querella, por contra, dan inicio al proceso penal (salvedad hecha de la denuncia administrativa). Por ello, cuando aparecen en las noticias que se ha presentado demanda en el Juzgado de Instrucción (propio del orden penal) o querella en el Juzgado de Primera Instancia (orden civil) se está haciendo un uso impropio de la terminología que, déjenme decirles, duele a cualquier jurista.  

Respecto las dos figuras penales, es con la querella con la que el querellante se constituye como parte en el proceso, como acusación. De contrario, la denuncia no supone accionar, siendo su formalidad y requisitos de presentación, más exiguos. 

Dos apuntes extra

La expresión Querella criminal es una redundancia que si bien puede tener una justificación histórica no debe emplearse en la actualidad. EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO ESPAÑOL NO EXISTEN LAS QUERELLAS CRIMINALES. En la Ley de Enjuiciamiento criminal sólo se alude a la querella «a secas».

Todavía recuerdo una confesión entre «bambalinas» que nos hizo el profesor de Derecho Procesal en el primer año de carrera. Nos comentaba aquel buen hombre que la querella es la análogía de la demanda en el procedimiento penal. Análoga por cuanto con la demanda se ejercita la acción civil y con la querella, la penal. Esta afirmación es un tanto imprecisa en términos jurídicos, pero es bastante gráfica para distinguir ambas figuras. 

Conclusión

El uso indebido de la terminología desdibuja considerablemente el argumentario. Asimismo, hoy en día, aprender a usar las denominaciones jurídicas está al alcance de todo el mundo, lo que sin duda aportará más entidad a la defensa nuestra postura, por lo que recomendamos al lector no quedarse en la lectura del presente post, a seguir explicando y ahondando en el fascinante mundo de lo jurídico. 

En favor de un mejor entendimiento jurídico por parte de la sociedad, debemos recomendar y recomendamos al lector no quedarse en el presente post, ahondar en el fascinante mundo de las leyes y, por supuesto, leer nuestras restantes publicaciones.