PENSION DE ALIMENTOS

CUANTIA Y PROBLEMAS ACTUALES

Los procedimientos contenciosos de familia erosionan el normal desarrollo de los menores. Anudado a ello, se advierte que la determinación de la pensión de alimentos de los hijos es una de las principales de causas conflicto, no en vano se estima que casi el 80% de los asuntos de familia ventilados por vía contenciosa tienen como único o principal óbice la pensión de alimentos.

A fin de poner el foco sobre el problema y arrojar soluciones al respecto, entendemos conveniente tratar el presente asunto. Comencemos.

PREVIO

Como regla general, la pensión de alimentos se establece cuando se acuerda/sentencia un régimen de custodia monoparental, es decir, el menor quedará a cargo de un progenitor concediéndosele al otro las visitas. Así, la pensión de alimentos será satisfecha por el progenitor que tenga atribuida las visitas, y ello porque se entiende que el custodio ya asume gastos cotidianos del menor en su día a día. Este extendido modo de proceder no obsta para que se establezcan pensiones alimenticias en supuestos de custodia compartida examinadas las circunstancias del caso concreto y atendiendo, en todo caso, al superior interés del menor. 

CAUSAS

Muchos son las causas que provocan la litigiosidad señalada, sin embargo, nos centraremos en las dos que consideramos principales: i) la importancia que los progenitores conceden al plano económico, superando al personal, y ii) la inconcreción de las normas para fijar el quantum alimenticio. En relación a la primera causa hay poco que adicionar… centrándonos en la segunda:

La regulación del Derecho de Familia en general y de la pensión de alimentos en particular están repletas de los denominados “conceptos jurídicos indeterminados”, términos que por su inconcreción dejan “libertad” de interpretación, teniendo el Juez un amplio margen para establecer la cuantía de los alimentos.

PARAMETROS PARA EL CALCULO

La cuantificación de la pensión de alimentos descansa sobre dos normas: “acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento”, art. 93 del Código Civil (CC en adelante); y “la cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medio de quien los da y a las necesidades de quien los recibe”, art 146 CC.

De una lectura sosegada de ambos preceptos se concluye que la prestación de alimentos ha de fijarse en atención a la capacidad económica del alimentante (progenitor) y a la necesidad del alimentista (hijo).

El establecimiento de «capacidad económica» y «necesidad» como únicos parámetros para establecer un quantum indemnizatorio no ha de considerarse simplemente como indeterminado, sino como arbitrario.

Consciente del grave problema que suponía esta inconcreción, el Tribunal Supremo salió al rescate: configuró un parámetro con el que intentar armonizar la interpretación del Código Civil. Así, nuestro Alto Tribunal creó la figura del “juicio de proporcionalidad jurídica” como vehículo armonizador; se trataba, en definitiva, de buscar equidad entre capacidad económica y necesidad desde un razonamiento lógico (STS de 27 de enero de 2014).

No obstante, este intento ha servido para lo contrario: ni el Tribunal Supremo ni la Doctrina Jurídica se han puesto de acuerdo ni concluido forma explícita en cómo ha de llevarse a cabo ese juicio de proporcionalidad.

CONSECUENCIAS

El que no exista una manera unívoca de establecer el quantum de la pensión de alimentos tiene como principales y perniciosas consecuencias: a) la imprevisibilidad de determinar la sentencia, b) la posibilidad de resoluciones dispares en supuestos similares y c) el incremento de la litigiosidad.

abogados-en-ronda-ruizcalvo-abogados-pensión-de-alimentos-cuantia

TABLAS CGPJ

Si has leído hasta aquí, quizás te sorprenda que digamos que no existe en nuestro ordenamiento una regla cierta para la determinación de la pensión de alimentos, toda vez que es ampliamente conocido la existencia de unas tablas para la fijación de alimentos:

TABLAS ORIENTADORAS PARA LA DETERMINACIÓN DE LAS PENSIONES ALIMENTICIAS DE LOS HIJOS EN LOS PROCESOS DE FAMILIA ELABORADAS POR EL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

No obstante, y como bien indica su nombre, estas tablas son meramente ORIENTATIVAS y, por ende, no vinculantes, manteniéndose incólume la independencia de Jueces y Magistrados a la hora de resolver. Su no obligado acatamiento ha propiciado que en algunos Juzgados se aplican con escrupulosidad y en otros se les hace caso omiso.

Sin pretender extendernos en el sistema de cálculo de la pensión alimenticia, diremos que se trata de un sistema de Tablas que en atención a distintas variables: ingresos netos de los progenitores, número de hijos, la Comunidad Autónoma de residencia, así como el tamaño del municipio. Igualmente, ha de recordarse que en el quantum resultante no se incluyen los gastos de vivienda ni de educación, como tampoco se incluyen los denominados GASTOS EXTRAORDINARIOS, cuya concreción habrá de realizarse separadamente.

CONCLUSION

La cuantía de la pensión de alimentos ha de establecerse en consideración de la capacidad económica del alimentante (progenitor no custodio) y necesidad del alimentista (hijo), siendo el «juicio de proporcionalidad» el vehículo para su correcta estimación equitativa. 

Conceptos jurídicos indeterminados, tablas de cálculo que no son vinculantes, gastos no incluidos en dichas tablas … todo ello propicia que tengamos un perfecto caldo de cultivo para la discrecionalidad, la inseguridad jurídica y resultados judiciales dispares en supuestos similares (sino calcados).

OPINION

La regulación de quantum alimenticio es un auténtico quebradero de cabeza para los operadores jurídicos, causando, entre otros problemas, una enorme litigiosidad en nuestros tribunales.

Estamos ante un problema predominantemente legal, siendo su solución, por tanto, relativamente fácil: legislar. Es necesaria la confección (o ampliación) de unas OBLIGATORIAS Y EXTENSAS TABLAS PARA LA DETERMINACION DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS. Y no es que las actuales tablas estén mal, sino que pecan de pobreza y limitación por cuanto no se abarcan muchos de los extremos que deben de valorarse para establecer una correcta pensión alimenticia.

Asimismo, esta inconcreción que venimos aludiendo, hace que aconsejemos que los asuntos de alimentos sean llevados por abogados expertos en Derecho de Familia. 

CONSEJO: Si ya de por sí en el Derecho Moderno resulta fundamental la PRUEBA, en estos procedimientos deviene CRUCIAL.

Contacto
+34 628 28 29 46

C/ Sevilla 86, Ronda. Málaga