Cómo gestionar los contratos de la vivienda tras un divorcio

¿Sabes cómo gestionar los trámites tras una separación? En este artículo te mostramos cuáles son los pasos que debes seguir para dejar todos los contratos en orden.

¿Cómo cambio el titular del gas natural?

El divorcio es un momento difícil en muchos sentidos. No únicamente sentimental, sino también es una situación en la que se presentan muchas dificultades donde además debemos lidiar con la toma de múltiples decisiones que, la mayoría de veces, no pueden hacerse con el tiempo que nos gustaría poder dedicarles.

El hecho de no llevar a cabo ciertos trámites puede causarnos más problemas. Por ejemplo, en el caso de impagos de las facturas energéticas, será el titular del contrato quien deberá hacerse cargo de los pagos pendientes, aunque no siga viviendo en la vivienda. Por ello es muy importante realizar el cambio de titular de la luz o el cambio de titular del gas natural. Para ello el cónyuge que vaya a permanecer en el domicilio matrimonial deberá contactar con la comercializadora en el caso de no ser el titular y facilitar la siguiente información:

  • Documento Nacional de Identidad del solicitante.
  • Datos de contacto.
  • Dirección de la vivienda.
  • Código Universal del Punto de Suministro
  • Número de cuenta bancaria para domiciliar la nómina.

Se deberá hacer lo mismo para el contrato de fibra o de internet de ADSL indirecto. La línea de ADSL indirecto es una cobertura indirecta de una empresa que comercializa la conexión a internet a través de la red de otra, lo que lleva a algunos usuarios a tener ciertas confusiones sobre con quién se debe cambiar el titular.

Si quieres más información sobre cómo cambiar el titular del gas natural te invitamos a seguir el siguiente enlace: https://www.tarifasenergia.com/cambio-titular-gas-natural/.

como-gestionar-contratos-vivienda-divorcio

¿Qué otros trámites deben hacerse durante un divorcio?

La complejidad para llevar a cabo los trámites de un divorcio estará marcada principalmente por si este proceso se ha llevado de forma amistosa, de mutuo acuerdo, o por vía contenciosa. La primera opción puede agilizar mucho más las cosas, ya que deben gestionarse numerosos trámites, como los que se exponen a continuación:

  • Repartición de bienes inmuebles.
  • Repartición de vehículos.
  • División de las cuentas bancarias.
  • Custodia de los hijos, si los hubiera.
  • Cambio de titular del seguro del hogar o de los vehículos.

Si el divorcio se produce de mutuo acuerdo, todo podrá ser tratado y negociado. En el caso de que haya algún desacuerdo sobre la repartición de bienes y se llegue a la vía contenciosa, tendrá que elevarse la causa a un tribunal donde será un juez quien decida cómo repartir los bienes u otorgar la custodio. Normalmente será el cónyuge que se queda con la custodia de los hijos el usufructuario de la vivienda matrimonial.

Es interesante conocer que si el usufructuario de la casa no es propietario del inmueble, no podrá venderla o alquilarla. ¿Y en el caso de que la vivienda se comprara a medias en bienes gananciales? El divorcio disolverá el contrato de bienes gananciales y se liquidará con la venta de la propiedad, repartiendo los beneficios por partes iguales. En el caso de que uno de los cónyuges sea el propietario, no existan hijos y ambos cónyuges sean solventes económicamente, el inmueble será asignado a su propietario legal.

Si quieres más información sobre trámites que deben realizarse tras un divorcio, te recomendamos el siguiente artículo sobre cómo organizar tu mudanza.